Entrevista a @viajerosperrunos (Parte 2)

 

La anterior entrevista, donde Roberto, de @viajerosperruno, nos contaba cómo conoció a Cocaí y cómo se hicieron inseparables ha tenido una gran acogida, ahora traemos la segunda parte! 

Ahora Roberto nos explica porqué es importante mostrar su historia, sus viajes con Cocaí y cómo esto es un grano de arena para conseguir un mundo “más dogfriendly”

¡Seguro que os gusta tanto como la primera parte!

¿Por qué quiero contar nuestra historia? Por dos razones que, en realidad, van de la mano:
 
1. LLENAR EL MUNDO DE PERROS VIAJEROS: En primer lugar quiero animar a otras personas a viajar con sus perros, que vean que es posible incluso en las condiciones más precarias. Si Cocaí y yo lo hemos hecho a dedo y acampando durante meses cualquiera puede. Pero no sólo es posible, sino diferente y maravilloso. Una experiencia única, la mejor. ¡Así que ya estamos llenando el mundo de patas! Es importante, porque cuanto más crezca la comunidad de perros viajeros más se tendrán que adaptar a nosotros. Mi objetivo a  medio/largo plazo es que la infraestructura turística nos facilite las cosas, con más alojamientos y restaurantes dogfriendly y, sobre todo, medios de transporte como autobuses, trenes, barcos, e incluso algunos aviones, que permitan el acceso de perros en compañía de sus dueños (y no en la bodega como mera mercancía).
2. GENERAR CONCIENCIA ANIMAL: En segundo lugar me gustaría, de alguna forma, contribuir elevando
la concienciación animal a través de estos viajes con mi perra. Aunque sea de una forma humilde y local,
creo que si la gente nos ve viajando con nuestros amigos peludos les puede generar un impacto,
pudiendo llegar a interiorizar que para muchos nuestros perros son un miembro más de la familia. Esto es especialmente importante en países en los que no hay tanta cultura perruna, ya que, en el escenario soñado, algunos podrían plantearse adoptar animales callejeros que merodeen por su población.
Ciertamente creo que viajar con perro puede generar un impacto a nivel educacional en las personas.
¡Pues eso amigos, a viajar con nuestros perros! No tengáis miedo: se puede, es increíble, y es una herramienta educacional.
 

Desde Madrid Perruno sólo nos queda agradecer a @viajerosperrunos que hayan querido compartir este relato con nosotros y os invitamos a que sigáis las aventuras de Cocaí y su humano en su blog y redes sociales:

www.000webhost.com